Plan de separación de residuos en origen

¿La Plata ciudad limpia?

Se puso en marcha en La Plata el Plan de Clasificación Diferencial de Residuos en Origen, un proyecto impulsado por la Municipalidad que apunta a una gestión integral de Residuos Sólidos Urbanos. A pesar de lo positiva que resulta la propuesta, aún queda un largo camino por construir para que la ciudad sea realmente “limpia e higiénica”. Algunas visiones sobre el Plan que está en boca de todos, pero que resulta incipiente frente a las problemáticas medioambientales de la región.

por Florencia Yanniello

Desde el mes de julio está funcionando en el casco urbano de la ciudad de La Plata el Plan de Clasificación Diferencial de Residuos en Origen, una iniciativa municipal que apuesta a “generar conciencia y a modificar las costumbres de la gente en relación a la basura”, según lo afirmó el Director General de Gestión Integral de Residuos e Higiene Urbana de la Municipalidad de La Plata, Dr. Ricardo Díaz.

El proyecto apunta a disminuir la cantidad de residuos que se tiran diariamente en los rellenos sanitarios del CEAMSE y a generar un plan de reciclaje, que aparentemente incluiría a los cartoneros dentro del circuito de reaprovechamiento de papeles, envases y vidrios.

“A la gente le falta la cultura, hay que dejar de ser espectadores y empezar a ser protagonistas de este proceso”, manifestó el Dr. Díaz en una charla sobre Política Ambiental en el marco de la Feria del Libro Universitario. “Este programa es una pequeña luz al final del camino, y felizmente tuvo mucha aceptación por parte de la gente”, expresó.

El plan consiste en separar los residuos secos –botellas de vidrio y plástico, latas, metales, envases de lácteos, tetrabrik, bolsas de polietileno, papeles y cartones – en bolsas color verde, que deben sacarse a la calle antes de las 8 de la mañana. En este sentido, el titular de la Dirección de Gestión Integral de Residuos e Higiene Urbana, aclaró que desde la Municipalidad se instó a los supermercados de la zona a que utilicen en las líneas de caja las bolsas verdes, para que la gente no tenga que comprarlas. Además, agregó que para el próximo mes se espera ampliar la zona del servicio hasta Villa Elisa, Altos de San Lorenzo, Tolosa y Ringuelet y para marzo del año que viene una cobertura total de todo el partido de La Plata.

“Estamos empezando a hacer algo por el medioambiente, es una experiencia positiva que se va a ir ampliando”, concluyó Díaz.

La puesta en marcha del plan tuvo distintas repercusiones; para los más optimistas, representa una gran iniciativa por parte de la Municipalidad, que va a poner un punto definitivo al conflicto de la basura en La Plata. Para los menos conformistas, esto sólo es el principio de un largo camino que debe recorrer el municipio en articulación con los gobiernos de la Provincia y de Nación para tomar decisiones de fondo que realmente modifiquen el sistema actual de disposición final de residuos.

En la jornada de ayer, la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Romina Picolotti, elogió el programa de separación de residuos y firmó un acuerdo de colaboración con el intendente Pablo Bruera. “En nombre de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, agradezco al intendente Bruera su voluntad por resolver el problema de los residuos de manera definitiva”, manifestó la funcionaria.

Sin embargo, a pesar de los elogios, para algunos no todas son rosas. Paradójicamente, mientras Romina Picolotti felicitaba al municipio por la “voluntad política” para resolver el problema de la basura, la Comisión Vecinal de Monitoreo del Predio del CEAMSE de Punta Lara, presentaba ante la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires un informe sobre incumplimientos al convenio que se firmó sobre el relleno sanitario en el año 2006. Los vecinos denunciaron que el relleno “sigue teniendo un estado deplorable y alarmante” e insisten con el cierre definitivo del CEAMSE.

El planteo es mucho más profundo; lo que está en discusión es el modelo de gestión de la basura en la provincia. Muchas ONGs no aceptan que no se separe lo orgánico, es decir, a los vertederos sólo deberían ir los residuos inorgánicos que no son reciclables, además de que las empresas deberían hacerse cargo de los envases y de las pilas.

En este sentido, Marcelo Martínez, integrante de la ONG Nuevo Ambiente, manifestó que si bien el Plan es un paso importante hacia una gestión integral de Residuos Sólidos Urbanos, desde la Asamblea “No más CEAMSE”, lo que reclaman es que los municipios dejen de enterrar sus residuos y que se cierren los rellenos sanitarios.

Además, agregó que tienen algunas observaciones sobre el Plan que ya han llegado a oídos del intendente Bruera en una reunión que mantuvo con la Asamblea Ambiental de Vecinos hace algunos días.

Las observaciones básicamente son: que se convenga con los restaurantes, hoteles y comercios en general la utilización de las bolsas verdes, que se coloquen contenedores para residuos reciclables en plazas, parques y el casco céntrico, que se coordine la recolección de los materiales reciclables o recuperables en las ferias de frutas y verduras los fines de semana y que se planifiquen acciones o políticas orientadas a los trabajadores informales o cartoneros que están actualmente fuera del sistema de cooperativas.

Es importante que “la cuestión de la basura” empiece a ser un tema prioritario en la agenda de los gobiernos, no obstante el Plan resulta insuficiente frente a los problemas actuales de disposición final de los residuos que se presentan en la zona.

La Plata aparenta ser el símbolo de la planificación y la higiene, pero lejos de ser una ciudad limpia, es un lugar en el que aún queda mucho por resolver. Es tiempo de que se empiecen a llevar adelante políticas serias que cuestionen en profundidad el actual modelo CEAMSE.

Es fácil sacar la bolsita y enterrar la basura; pero ya es hora de compejizar este procedimiento y de plantear un programa ambientalmente sustentable. El residuo es el producto de nuestro consumo, hagámonos cargo.

Anuncios