Día de la Educación Ambiental

Hoy puede ser un gran día

“En la naturaleza, no hay castigos ni premios, sólo consecuencias” Proverbio Chino

por Daiana Melón

Hoy 26 de enero se celebra el Día de la Educación Ambiental, aunque esto pase desapercibido para gran parte de la Humanidad, aunque para muchísimos Gobiernos sea simplemente un día más en el calendario, aunque todas las industrias contaminantes continúen con sus actividades diarias desechando residuos, expulsando gases nocivos, aumentando sus millones y millones a costa del bienestar del planeta.

Es irónico pensar que el suelo que habitamos, único y necesario, sea destruido poco a poco, como si simplemente no importara, como si no fuera indispensable para el desarrollo del hombre, como si existiera otro para desechar este cuando ya no funcione.

Hoy, los gobiernos podrían implementar programas que tuvieran como objetivo ayudar a preservar los bienes naturales del planeta tierra, a valorar el agua (elemento indispensable para el desarrollo de la vida), a reducir el consumo y desecho, a disminuir el uso de elementos electrónicos, a caminar o andar en bicicleta, en lugar de llenar de autos las autopistas; pero, en lugar de esto, lo único que hacen es mantenerse indiferentes.

Sería un gran paso enseñar a cambiar pequeños hábitos que ayudan a la progresiva destrucción del planeta, como el uso de detergente (el cual contamina litros y litros de agua) cuando podría remplazarse por jabón blanco, como el desperdicio de grandes cantidades de agua, como mantener siempre conectados aparatos eléctricos aunque no estén siendo utilizados, o el desecho desmedido de residuos sin realizar ningún tipo de tratamiento ni reciclaje.

Pero, a pesar de las cosas que podrían realizarse, se continúa desviando la mirada, restándole importancia a los indicios (tales como inundaciones, huracanes, tsunamies, calentamiento global, entre tantos otros) que la naturaleza esta dando de la necesidad de cambiar los patrones de vida y de consumo que gran parte de la humanidad lleva adelante.

¿Por cuánto tiempo más los hombres van a fingir que nada pasa, que todo esta bien, que no es necesario cambiar los hábitos consumistas y totalmente contaminantes? ¿Cuánto más van a esperar los gobiernos para ponerle freno a las industrias y a su desmedida ambición? ¿Cuándo va a ser el día que el hombre se de cuenta de que destruyendo el planeta no hace más que destruirse a si mismo?

Hoy, la humanidad debería hacer algo para celebrar realmente este día, como luchar para que en las escuelas se desarrolle una asignatura que tenga por objetivo educar ambientalmente a las generaciones venideras, o tomar conciencia de que cada uno desde su lugar puede hacer algo para ayudar al planeta, porque sumando pequeños esfuerzos de cada persona se puede obtener algo importante.

Anuncios