Agua contaminada en Villa Ventana

Tornquist, Villa Ventana

Cuando falta lo indispensable

La localidad de Villa Ventana se vio afectada por una grave situación: la falta de agua potable. A pesar de ser éste un bien indispensable para la vida, los vecinos de esta localidad se encontraron con que las napas de agua, no sólo estaban casi al borde de la sequía, sino que además, se encontraban contaminadas.

por Luciana Franco

Tornquist es una localidad ubicada al sur de la provincia de Buenos Aires. Allí se encuentra Villa Ventana, un lugar turístico que a lo largo de los últimos años creció de manera exorbitante, tanto en población como en recursos. Sin embargo, durante los últimos meses ha sufrido graves problemas, entre ellos, y el más importante, la falta del agua, algo indispensable para la vida.

Desde hace ya varios meses Argentina, y específicamente la provincia de Buenos Aires, se ve afectada por la falta de lluvia, y en consecuencia sufre la sequía que ésta provoca. La localidad de Villa Ventana no quedó exenta.

La falta de lluvia hace que las capas subterráneas contengan un 20% menos de agua, y se empieza a restringir la oferta natural de agua potable en las ciudades. A fines del 2008, más precisamente en noviembre, Villa Ventana se encontró en una situación desastrosa y lamentable. No solo las napas estaban casi completamente secas, sino que además se encontraban contaminadas.

Cabe destacar que las napas se secaron debido a que la localidad de Villa Ventana está sobre la falda del cordón serrano y cuando llueve el agua baja rápidamente y no se infiltra en la tierra. Lo que no significa, ni mucho menos explica, la contaminación de dichas capas. Por lo que a partir de ese momento comenzaron las movilizaciones de lo Vecinos Autoconvocados de Villa Ventana.

Con la llegada de noviembre comenzaron los cortes de agua y en las canillas, los vecinos, recibían agua marrón, intomable e inútil hasta para lavar la ropa y el piso. Al poco tiempo, con fecha 4 de diciembre de 2008, la Secretaria de Salud comunicó que el agua de red no es apta para consumo humano. A partir de ese momento se dejó de consumir agua de las napas y la sociedad se vio obligada a abastecerse de agua de bidones, debido a que ésta sería peligrosa y provocaría riesgos para la salud a corto y largo plazo.

Villa Ventana recibe el 2009 de manera agobiante. El problema se vuelve cada vez más complejo, la falta de lluvia y las altas temperaturas que sufren, provocan que los cortes de agua de red sean cada vez mas prolongados.

Continúan las asambleas, y los reclamos ante el delegado municipal Rubén Testa, se hacen cada vez más fuertes y con más insistencia.

El 19 de enero el Consejo Deliberante, luego de haber estado debatiendo por más de cinco horas, logró llegar a una conclusión. Se declaró a la localidad en riesgo sanitario, reconociendo que es el Estado quien debe hacerse cargo de la situación y por lo tanto proveer agua potable a la población, sugiriendo como medida paliativa la entrega de los bidones.

Varios fueron los argumentos que expusieron los responsables del suministro, las excusas fueron desde: “es por la falta de lluvia”, hasta “todo es por culpa del cambio climático”. Más allá que no se pueda luchar contra la naturaleza, que es sabia, sí se pueden tomar medidas preventivas. Las napas no deberían estar contaminadas, sino que tendrían que encontrarse en perfecto estado para poder permitir el suministro de agua por medio de las redes.

La situación que vive Villa Ventana es desesperante. A pesar de los últimos estudios realizados por bromatología, a cargo del director Dr. Luciano Fontanes que certifican que el agua es apta para el consumo, los vecinos dudan de que esto sea así, y aún continúan con sus reclamos.

Es increíble pensar que una sociedad, una localidad entera, se quede sin agua. Sin embargo es mucho más triste y doloroso poder ser testigo. Es angustiante querer abrir la canilla de un baño, de una pileta, para  lavarse la cara y que ni eso sea posible de concretar.

Es sorprendente que la sociedad todavía no haya tomado conciencia  de que el agua es un bien indispensable, imposible de recuperar, a diferencia de lo que muchos creen, no es retornable y lentamente se está acabando.

Hay que tomar conciencia de que el agua es un tema serio, no es un juego, es lo que nos mantiene vivos.

Nuestro cuerpo resiste y sobrevive gracias al 70 % de agua que contiene. Es la base de nuestro organismo, ¿cómo es posible que no se razone acerca de que si no la cuidamos y controlamos nosotros, nadie lo hará?

A pesar que ya es tarde para tomar determinadas decisiones, todavía se está a tiempo de poder cambiar algunas actitudes y poder así generar en cada persona una toma de conciencia.

Anuncios