La crisis del clima y las políticas de Estado

Entrevista con el Director Nacional de Cambio Climático, Dr. Nazareno Castillo

A cargo de la Dirección Nacional de Cambio Climático desde 2007, Castillo asegura que el cambio climático es una problemática transversal en la que son muchos los actores involucrados. Las estrategias internacionales, el cambio climático en la agenda pública, los desafíos y deudas en materia de trabajo territorial y la incorporación de movimientos indígenas y campesinos al debate, son algunos de los temas abordados en esta entrevista.

por Florencia Yanniello

FOTO: Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación

 “El tema del cambio climático implica un trabajo arduo y necesita de la participación de muchos actores que no son fáciles de convocar”, dice Nazareno Castillo, quien desde el 2007 dirige el área de cambio climático de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Y es que a partir del crecimiento del consumo de combustibles fósiles y el consecuente aumento de las emisiones de dióxido de carbono, que llegaron a modificar las condiciones naturales de la atmósfera incrementando de la temperatura del planeta, los gobiernos se vieron obligados a tomar cartas en el asunto: la crisis climática global es inminente y cada vez más visible, es provocada por el hombre y trae importantes perjuicios en el ambiente y en la salud.

Así es que la estrategia internacional para enfrentar el cambio climático se afianzó en 1992, cuando se acordó la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC), con el objetivo de estabilizar las condiciones de la atmósfera en un nivel que minimice los perjuicios a la humanidad. Todos los países del mundo se comprometieron a llevar adelante acciones que contribuyan a modificar estos comportamientos, de manera de lograr en el largo plazo revertir las causas que están dando origen al calentamiento global.

 En este marco, en Argentina se planteó la Estrategia Nacional de Mitigación del Cambio Climático, una iniciativa de la Secretaría de Ambiente de la Nación, elaborada por actores del Estado Nacional y los estados provinciales a través del COFEMA (Consejo Federal del Ambiente), con los aportes de sectores no gubernamentales, tales como sector privado, las organizaciones de trabajadores, de la sociedad civil y del sector científico académico.

“Empezamos un proceso de consulta, elaboramos unos formularios para recopilar opiniones, estamos recibiendo las opiniones de todos y estamos  haciendo reuniones con estos actores”, indica Castillo y agrega: “Más allá de terminar en un documento que sea representativo, queremos lograr que la temática  sea incorporada en la agenda de otros ministerios nacionales y provinciales, que no se quede sólo en los ministerios de ambiente, en donde muchas veces es difícil hacer las acciones, porque no son competencia.”

 Los dos grandes lineamientos de la Estrategia son, por un lado trabajar para la mitigación, es decir, lograr reducir o limitar las emisiones de gases de efecto invernadero y por el otro, facilitar los procesos de adaptación a los impactos del Cambio Climático, con el objeto de minimizar los negativos y aprovechar las oportunidades de los positivos. “Esos son los dos grandes objetivos, de cada uno se desprenden objetivos específicos, que tienen que ver, por ejemplo en la mitigación, con promover la eficiencia energética, promover las energías renovables, promover la eficiencia en la producción de alimentos y en adaptación, cuestiones que tienen  que ver con mejorar los sistemas de monitoreo ambiental, incorporar sistemas de alerta temprana. Esos objetivos específicos fueron propuestos por cada una de las agencias del Estado que están participando del Comité Gubernamental.”, agrega Castillo.

Además, la Estrategia contempla un cambio de paradigma con respecto a  Cambio Climático. “La Estrategia tiene una parte que está centrada en la capacitación, en la sensibilización y concientización de los impactos de los estilos de vida. Lo hemos trabajado desde la Secretaría de Ambiente, hemos hecho un calculador de carbono e intentamos que fuera utilizado por colegios, por la gente, para poder  ver cómo el uso del automóvil, la generación de residuos o  el uso de electrodomésticos impacta sobre el Cambio Climático”, manifiesta el Director de Cambio Climático.

Los desafíos

 “La participación de los  actores locales es clave y eso seguramente es una deuda de esta Dirección de Cambio Climático, no haber  podido todavía tener ese alcance territorial para poder bajar a terreno  e implementar acciones en ese ámbito”, indica Castillo.

 El director de Cambio Climático opinó también acerca de la incorporación de movimientos campesinos e indígenas al debate, afianzada sobre todo luego de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y la Madre Tierra, realizada en abril de 2010 en Cochabamba, Bolivia.

  “Me parece bien, sé que hubo una cumbre en Bolivia que intentó convocar a todas esas organizaciones, me parece que la  temática requiere de acciones que dependen de múltiples actores y bienvenido sea el aporte que cada uno pueda hacer.

Convocada por el presidente Evo Morales, la cumbre fue propuesta como una alternativa para profundizar los debates inconclusos de la Cumbre de Copenhague, que para muchos fue un fracaso. La diferencia de esta cumbre, fue que no se trató de una cumbre gubernamental, sino que se convocó a movimientos y organizaciones sociales, para que aportaran sus ideas y experiencias con respeto al cambio climático.

Anuncios