El país que no se cuenta

Los que pierden la vida por defender su territorio

A raíz del asesinato de Cristian Ferreyra, -integrante del MOCASE- en Santiago del Estero, el periodista Darío Aranda (quien trabaja con las comunidades desde hace años) publicó dos notas en Página12, que fueron editadas sin su previo aval. La del día viernes salió sin el párrafo donde la organización apuntaba a la responsabilidad del Gobernador Gerardo Zamora[1]. Hoy sábado el diario volvió a violar los derechos del trabajador, no cumpliendo con el acuerdo de publicar la nota tal como Darío la había entregado. Además de alterar seriamente el primer párrafo del texto, el diario mantuvo su firma.

por Josefina Garzillo

El reciente asesinato de Cristian y la desinformación que impera en los grandes medios sobre el hecho, llama a reclamar por una causa que apila crímenes impunes. “En sólo dos años fueron asesinados cuatro militantes por la defensa del territorio. En ningún caso están detenidos los autores materiales ni intelectuales”, detallaba Aranda. Esta nueva muerte se suma a una triste lista histórica, en donde la represión continúa siendo la respuesta principal a un reclamo de cinco siglos.

El viernes, mientras distintas organizaciones se reunían ante la casa de Santiago del Estero en Buenos Aires, y en los Tribunales y la Gobernación de Santiago para demandar el esclarecimiento del asesinato, el portal oficial Télam titulaba:  “La muerte de un campesino fue por una disputa entre vecinos”.

A través de Internet Darío difundió: “La nota que hoy aparece en Página12 con mi firma no se corresponde con la que escribí. Específicamente el primer párrafo (lo más importante de una nota periodística). Un derecho básico de los periodistas es tener la posibilidad de retirar la firma. No me han respetado ese derecho. Por este oficio que abrazo y por las organizaciones sociales en lucha (y por los asesinados por este modelo extractivo) es imprescindible esta aclaración”

La cabeza original de la nota, acordada con el editor decía: “Asesinado por el agronegocio. Cristian vive, la lucha sigue”, resumía la extensa bandera al frente de la marcha que ayer reclamó justicia por el asesinato del campesino santiagueño Cristian Ferreyra, ocurrida por una disputa territorial.El Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), donde militaba Ferreyra, enumeró cuatro niveles de responsabilidad: el modelo agropecuario, el gobernador Gerardo Zamora, el Poder Judicial provincial y el Gobierno Nacional. Desde la puerta de la Casa de Santiago del Estero en Buenos Aires el vocero del MNCI, Adolfo Farías, fue explícito: “Hacemos público que vamos por el Gobernador, es el responsable de las represiones. No habrá más asesinatos en el monte santiagueño. También hubo marchas en Santiago y Córdoba”.

Finalmente el diario publicó: “Asesinado por el agronegocio. Cristian vive, la lucha sigue”, resumía la extensa bandera al frente de la marcha que ayer reclamó justicia por el asesinato del campesino santiagueño Cristian Ferreyra, ocurrida por una disputa territorial. La marcha partió del Obelisco, se dirigió por avenida Corrientes y terminó en Florida 274. Dos cuadras de personas y dos consignas que se repitieron: “¿Quiénes somos? Campesinos. ¿Qué queremos? Tierra, trabajo y justicia” y “Alerta que camina la lucha campesina por América latina”

Ante estos hechos de atropello al reclamo campesino, medios y organizaciones debemos manifestamos en repudio a la censura, demandando el esclarecimiento por el asesinato de Cristian.



[1] “El gobernador Gerardo Zamora, que no respondió los llamados de este diario, va por su segundo mandato y denominó a la provincia como la “capital nacional del kirchnerismo” luego de obtener en las últimas elecciones el 82 por ciento de los votos. Se autodefine “radical k”. El Mocase lo señala –en cuanto a la represión al campesinado– como la continuidad del juarismo”

Anuncios